/Chagos, las islas que los británicos prometen devolver

Chagos, las islas que los británicos prometen devolver

Estas islas se encuentran en el centro de una acérrima disputa de descolonización con Reino Unido, en la que el gobierno británico acaba de sufrir un contundente golpe diplomático.

Las Islas Chagos son un archipiélago de más de 50 islas en el Océano Índico, que la república de Mauricio reclama como parte de su territorio.

Antes de conceder la independencia a Mauricio en la década del 60, el gobierno británico separó el archipiélago del resto de su colonia y expulsó a la población local. Los más de 1.500 habitantes locales fueron deportados del archipiélago para que la mayor de las islas, Diego García, pudiera ser alquilada hasta 2036 a Estados Unidos para una base militar.

La Asamblea General de Naciones Unidas votó esta semana en forma abrumadora a favor de referir el caso para consulta a la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

De los 174 países que participaron del debate en la Asamblea General sólo 15 votaron a favor de Reino Unido, 94 votaron en contra y el resto se abstuvo.

Aunque la consulta que emitirá la Corte Internacional de Justicia no será vinculante, las opiniones del tribunal tienen autoridad moral e influencia legal, según analistas.

La cancillería británica describió el resultado como “decepcionante”, y reiteró su posición de que la soberanía de las islas es “un asunto bilateral a ser resuelto entre Reino Unido y Mauricio”.

Por su parte, Jagdish Koonjul, representante de Mauricio ante la ONU, dijo estar “eufórico”.

“Los resultados van más allá de nuestras expectativas. Y es interesante que muchos países europeos no hayan apoyado a Reino Unido”, señaló.

La votación refleja la pérdida de influencia diplomática de Londres tras el referéndum a favor del Brexit, la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

De los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, sólo Estados Unidos votó a favor de la posición británica.

Reino Unido jamás ha permitido el regreso a sus hogares de los “chagosianos”, como se conoce a los habitantes originarios de las islas.

Los chagosianos viven ahora fundamentalmente en Mauricio, donde junto a sus descendientes conforman una comunidad de cerca de 5.000 personas. Muchos han expresado su desesperación por volver a las Islas Chagos y aseguran vivir en condiciones de miseria.

El gobierno de Mauricio señala que la separación de las Islas Chagos del resto de su territorio fue en abierta violación de la resolución 1514 de la ONU, de 1960, que específicamente prohíbe la partición de colonias antes de la independencia.

Reino Unido afirma por su parte que las Islas Chagos son lo que denomina un Territorio Británico en el Océano Índico, BIOT, por sus siglas en inglés.

Aunque no reconoce la soberanía de Mauricio, el gobierno británico dijo que en el futuro “cederá” las islas a ese país, pero sólo lo hará “cuando no sean requeridas por razones de defensa”, según afirmó un portavoz de la cancillería en Londres luego del voto en la ONU.

En 2015 Mauricio ganó un caso en la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, que calificó de ilegal la decisión de Reino Unido de establecer unilateralmente una zona de protección marina en torno a las islas.

En 2016, la Corte Suprema en Reino Unido rechazó la demanda de un grupo de chagosianos para que se les permitiera regresar al archipiélago, que había sido acogida previamente en instancias inferiores. La Corte argumentó que los isleños no habían sufrido una “injusticia significativa” al ser forzados a abandonar su territorio natal.

Pero la lucha de los chagosianos sigue generando titulares y cuenta con conocidos simpatizantes en Reino Unido, incluyendo al líder de la oposición Jeremy Corbyn, al periodista investigativo australiano John Pilger y al poeta Benjamin Zephaniah.

Con la votación de esta semana en Naciones Unidas, miles de chagosianos avivan su esperanza de regresar algún día a las islas de las que fueron expulsados hace más de 40 años.

Un tribunal en Reino Unido reconoció en 2006 el derecho de los chagosianos a volver a sus hogares. Pero ese derecho fue rechazado posteriormente por la Corte Suprema.

DIEGO GARCÍA Y MALVINAS: LA CONTRADICCIÓN VISTA POR UN BRITÁNICO

En agosto de 1982 se conoció el informe del periodista e investigador británico John Madeley cuyo título fue “Diego García: A Contrast to the Falklands”.

En el informe luego de una detallada introducción histórica a la tragedia humanitaria en Chagos, Madeley señala: “El tratamiento dado a los chaguenses por parte de los británicos contrasta elocuentemente con el brindado a los pobladores de las Islas Falklands en la primavera de 1982. La invasión de las Falklands fue furiosamente resistida por las fuerzas británicas que viajaron 8000 millas, a un costo de 1000 millones de libras y de muchas vidas argentinas y británicas perdidas. Muy lejos de ser defendida, Diego García fue entregada sin habitantes, siquiera consultados antes de haber sido removidos”.

“Mientras que los deseos de menos de 2000 isleños de las Falklands fueron tan importantes para los británicos, los deseos de los habitantes de Chagos jamás contarían para nada y sus propios ciudadanos fueron convertidos en refugiados” afirma Madeley.

 

Fuente: BBC