/Expertos advierten sobre una epidemia de miopía en el mundo
miopia

Expertos advierten sobre una epidemia de miopía en el mundo

En los últimos 50 años se ha duplicado el número de personas que sufren de miopía, se calcula que para 2020 un tercio de la población mundial será miope y para 2050 la mitad de la humanidad.

Esta epidemia tiene más incidencia entre los jóvenes del este de Asia (en países como China y corea del Sur) donde afecta ya a casi el 90% de los estudiantes al acabar la escuela secundaria. En otras regiones del mundo aunque las cifras no son tan alarmante la condición avanza.

La gente que es corta de vista o miope puede ver claramente los objetos que están cerca, pero la vista se les vuelve borrosa cuando enfocan objetos distantes.

La miopía ocurre cuando el globo ocular crece demasiado y se vuelve más largo de lo normal. Esta condición visual suele manifestarse cuando los niños están en edad escolar y suele empeorar gradualmente hasta que el globo ocular completa su crecimiento.

Si no se detecta y corrige con lentes, la miopía puede progresar y con el tiempo aumentar significativamente el riesgo de sufrir cataratas, glaucoma, desprendimiento de retina y maculopatía miópica.

Los expertos creen que la genética juega un cierto rol al determinar qué personas son más susceptibles de ser miopes, pero también “hay algo en nuestro comportamiento y en nuestro ambiente que está contribuyendo al aumento de casos de personas miopes”, asegura el doctor Earl Smith experto en Optometría, que investiga las causas y las estrategias de tratamiento de la miopía en EE.UU.

“La demanda educacional cada vez más exigente y pasar más tiempo en espacios interiores que exteriores son factores que sabemos que contribuyen a que una persona se vuelva miope”, dijo Smith.

La miopía no tiene cura ni es reversible, pero el uso de gafas correctoras puede detener o ralentizar su progreso. También hay operaciones con láser que alteran la forma del globo ocular para corregirla, aunque estas cirugías no pueden hacerse en niños o jóvenes que todavía están en proceso de crecimiento.

Para proteger a las nuevas generaciones, los expertos coinciden en que animar a los niños a jugar en el exterior puede ayudar a reducir el riesgo de tener miopía. También hay estudios que evidencian que al jugar en el exterior la miopía infantil puede progresar a un ritmo más lento, se cree que esto tiene que ver con el hecho de que los niveles de luz en el exterior son mucho más altos que en el interior.

Por otro lado, pasar mucho tiempo enfocando la vista en objetos muy cercanos, como leyendo, escribiendo o usando dispositivos portátiles como celulares, tabletas u ordenadores puede aumentar el riesgo de desarrollar miopía.